Nightfall (Anochecer) – Isaac Asimov, 1941

Relato especial del afamado maestro del género, que sirvió de germen para una novela escrita a cuatro manos con Robert Silverberg (1990). En este caso se analiza el resultado en un planeta que vive bajo la luz de varias estrellas. La noche es imposible, en la cultura de los habitantes de Lagash es inconcebible, de manera que la mera posibilidad de su ocurrencia es considerada como sacrílega por parte de algunos colectivos.

Isaac Asimov

El planeta está iluminado por seis soles, que impiden conocer la existencia de la galaxia en que se situa Lagash, con una densidad estelar superior a la del Sol, apartado del centro de la Vía Láctea. Como es característico en las obras de Asimov, se plantea una discusión entre los dogmáticos y fieles seguidores de las tradiciones seculares de un grupo conocido como el Culto y la visión científica, basada en conocimientos arquelógicos y conjugada con el descubrimiento de la teoría de la gravitación universal, representada por un joven astrónomo, Benay 25, que confirma que cada 2045 años se produce un pequeño lapso de tiempo en que todos los soles eclipsan y llega una desconocida noche.

La novela desarrollada cuarenta y nueve años después explota largamente las posibilidades que plantea el terror social desatado alrededor del caos que provoca no haber vivido nunca la oscuridad, dando lugar a la desaparición de la civilización y a la reducción a cenizas de las ciudades de Kalgash (nombre del planeta en la versión novelada).

El texto sirvió de guión también para un par de programas de radio y dos películas de serie B.