Inicio

Escribo, por tanto, acerca de lo que ni vi, ni comprobé, ni supe por otros y, es más, acerca de lo que no existe en absoluto ni tiene fundamento para existir. Por lo tanto, los que me lean no deben creerme en absoluto. (Luciano de Samósata, Historia Verdadera, I, 4).

Estas palabras del primer cuento de ciencia ficción ya tientan para conocer aquello que no es real. La ciencia ficción es apasionante. Los cuentos de ciencia ficción, algo más breves que la clásica novela, permiten dejar en el aire más fantasía sobre las posibilidades de una historia. Otras veces, ocultan un trabajo poco elaborado. En grandes ocasiones, son el embrión de nuevas novelas o series. Cuando son excepcionales, generan reglas comunes que otros autores aceptan como válidas. Los cuentos son rápidos de leer, breves y presentan finales a veces sorprendentes que exprimen la imaginación del lector invitándole a recrear por su cuenta cómo puede continuar la historia.

Nuestro lema, las palabras de la Historia Verdadera de Luciano de Samósata que apostillan el título de los Cuentos de Ciencia Ficción, nos proporciona la coartada para justificar que todo aquello que aportemos es ficción y que, si hay alguna ciencia, la pondrán los autores de los que hablaremos en estas páginas.